Escriben: Isaac Rudnik y Laura Lonatti 

El pasado 7 de octubre se  lanzó la propuesta “Argentina sin Hambre” 

Sumamos algunas ideas que venimos proponiendo desde hace tiempo.

 

CONTEXTO

Hace menos de un mes dimos a conocer el informe del relevamiento nutricional que realizamos durante el primer semestre del corriente año, en el que 25 mil niños/as y adolescentes de 0 a 19 años fueron  encuestados en 14 provincias arrojando resultados altamente preocupantes:

  • 43,34% en situación de malnutrición.
  • 5,45% en baja talla.
  • 29,46% de lactantes (0 a 2 años) en malnutrición.
  • 20,69% de lactantes en baja talla.

En los días siguientes se fue conociendo información que no solo confirma lo que mostró la encuesta que hicimos desde el ISEPCi y el Movimiento Barrios de Pie, sino que aportó nuevos datos que hablan de la gravedad del escenario alimentario de los sectores de menores ingresos de todo el país.

El 27 de setiembre la Secretaría de Salud de la Nación dio a conocer resultados de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS) realizada durante el corriente año, en ciudades de más de 5 mil habitantes, que abarcó 21.358 personas, de la cual extraemos los siguientes datos, principalmente referidos a la situación de niños/as y adolescentes.

  • Niños/as de 0 a 5 años: 7,5% en baja talla con diferencias significativas por nivel de ingreso (11,5% en el quintil más pobre, 4% en el nivel más alto). El exceso de peso alcanzó al 13,6% (10% sobrepeso y 3,6% obesidad.
  • Niños/as y adolescentes de 5 a 17 años: Baja talla: 3,7% (3,8% en el quintil más pobre, 1,3% en el más alto). Exceso de peso: 41,1% (20,7% sobrepeso, 20,4% obesidad).
  • Algunos datos de esta encuesta oficial muestran que los valores de baja talla entre niños/as y lactantes suben significativamente entre los sectores de menores ingresos, lo que confirmaría que allí los déficits de alimentación están directamente condicionados por la insuficiencia de ingresos.

El 30 de setiembre el INDEC publicó los datos de pobreza e indigencia en el que aparecían algunas conclusiones.

  • Entre el último semestre del año anterior y el primero del presente, la pobreza creció del 32 al 35,4%, alcanzando ahora a 16 millones de los habitantes del país.
  • En el mismo período la indigencia creció del 6,7 al 7,7% de argentinos/as, llegando a 3 millones y medio de personas que en la actualidad no tienen los recursos suficientes para adquirir sus alimentos indispensables.
  • El 52,6% de los niños/as y adolescentes de 0 a 14 años están por debajo de la línea de pobreza.
  • En el conurbano bonaerense la pobreza y la indigencia superan largamente los promedios nacionales, llegando a 39,8% y 9,1% respectivamente.

 

PROPUESTAS

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Promover el desarrollo de Redes Barriales para la Vigilancia de la Salud Nutricional a fin que la población asuma un rol activo trabajando junto a los efectores estatales, organizaciones sociales, espacios religiosos, ONGs, docentes y estudiantes provenientes de las Universidades y de otros espacios académicos.
  • Convocar a las familias para que participen de espacios de capacitación e información, para fomentar la educación alimentaria y nutricional, difundir las guías alimentarias y sus mensajes,  estimular a las familias para decidir  y mejorar la ingesta de nutrientes, promover hábitos y conductas alimentarias saludables y un consumo responsable.
  • Organizar y poner en ejecución un sistema permanente para la evaluación del estado nutricional de NNyA de 0 a 16 años, empezando por los barrios vulnerables.
  • Construir allí un mapa territorial para identificar precozmente la malnutrición, y ofrecer allí estrategias alternativas nutricionales que aporten a revertir la situación.
  • Instituir la figura de los/as multiplicadores/as de salud nutricional, mediante su formación y capacitación, a fin de que puedan sostener el desarrollo de las iniciativas antes mencionadas,  para incidir en los factores causantes de la malnutrición.
  • Mejorar los estándares de seguridad alimentaria en los comedores escolares y comedores comunitarios con asignación de presupuesto necesario y adecuado que permita elevar la calidad y el contenido nutricional.
  • Convocar a las Cooperativas de Producción y Distribución de alimentos de la Economía Social a ser partícipes activos como proveedores de los productos básicos indispensables.
  • Congelar transitoriamente por un lapso mínimo de seis meses el precio de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos

El flagelo de la malnutrición y el hambre afecta hoy a millones de argentinos y argentinas, entre ellos/as a millones de niños/as y adolescentes. Empezar a revertir esta situación requiere de la intervención urgente del Estado en articulación con una activa participación de la población, y la disposición de todos los recursos fiscales que sean necesarios.

Contactos:

Isaac Rudnik (1141882603) Laura Lonatti (1156378714) Silvia Saravia (1154089528)

Prensa. Javier Núñez (1152207018)

Los comentarios están cerrados.