Inflación, desempleo y recesión: el camino hacia el crecimiento de la pobreza

Escriben: Juan Fresno e Isaac Rudnik

Incrementos en los precios y baja del consumo, crecimiento del desempleo y descenso del poder adquisitivo de la mayoría de la población: la tormenta perfecta para superar el 35% de pobreza.

Según el relevamiento mensual del Índice Barrial de Precios (IBP) en 350 comercios de 20 distritos del conurbano bonaerense, en septiembre pasado una familia de dos adultos y dos hijos/as pequeños/as, necesitó $13.122,23 para adquirir sus alimentos durante treinta días, y $33.113,72 para cubrir sus gastos totales indispensables en un mismo período. Esto significó un muy importante aumento del 48% respecto al mismo mes del año anterior.

Sin embargo lo más significativo es que de ese porcentaje, un 35% se incrementó durante el presente año, y casi un 11% en los últimos dos meses, particularmente como consecuencia de la devaluación post PASO.

O sea que se fue dando una permanente aceleración del proceso inflacionario, particularmente la que se produce  después de la devaluación posterior a las PASO, que no tuvo contrapartidas proporcionales en los incrementos de salarios, jubilaciones, asignaciones sociales, y remuneraciones de los trabajadores de la economía popular.

La pérdida de poder adquisitivo de las familias produjo una baja generalizada  del consumo, como lo vienen reflejando los sucesivos informes del INDEC. Según el Instituto de Estadísticas oficial, en el mes de julio en los supermercados las ventas bajaron 12,4% respecto al mismo mes del año pasado, en los autoservicios mayoristas descendieron 15,4%, y en los centros de compras (shópings) 10%. Por su lado la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) informó en junio que las ventas cayeron un 12,2% en los últimos doce meses, mientras que en agosto la producción industrial de las PYMES descendió un 6,3% en el balance interanual.

La baja generalizada de la actividad económica trajo un descenso permanente de la actividad industrial. Según el INDEC desde mayo del año pasado, en el cálculo de cada mes respecto a igual período del año anterior siempre dio negativo, sumando 15 meses continuos de caída. Desde -1,1% en mayo 2018, hasta -1,9% en julio último, pasando por picos de baja como -11,4 en marzo y -10,7% en abril de este año.

La actividad de la construcción también acusó descensos constantes desde el primer trimestre del año anterior hasta los días que corren. En junio 2018:  –0,1%,  en julio 2019: -1,7%;  mientras que hubo bajas muy agudas en noviembre: -15,9%; diciembre: -20,6%;  y en  junio: -11,8%.

Como no podía ser de otra manera, el extendido declive de la actividad económica rebotó sobre el mercado de trabajo. Según información del INDEC entre el segundo trimestre de 2018 e igual período de este año, casi un millón de personas se sumaron a los/as que tienen problemas de empleo. Ya sea porque están desocupados, porque están empleados pero buscan otro trabajo porque con el que tienen no les alcanza (ocupación demandante), o porque son sub ocupados (trabajan menos horas de las que necesitan). Hoy hay en nuestro país unas seis millones de personas con problemas de empleo.

El primer día de octubre el INDEC anunció oficialmente que a fines de junio ya había en nuestro país 16 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, entre los cuales tres millones y medio eran indigentes (o sea que no tienen los recursos suficientes para adquirir sus alimentos necesarios). El itinerario hacia esta dolorosa realidad fue alfombrado por una inflación que  sigue creciendo, con la consecuente caída del poder adquisitivo y fuerte descenso del consumo, contracción de la economía e incremento del desempleo.

Desandar el camino de la recesión y la desocupación; de la inflación cuasi galopante, la pobreza, la indigencia y la malnutrición; de la especulación financiera y el endeudamiento indiscriminado; de la fuga de capitales y la destrucción de la estructura industrial; va requerir un enorme esfuerzo movilizador del conjunto de la sociedad en general y de los sectores populares en especial, y una decisión inquebrantable del próximo gobierno.

Isaac Rudnik/Juan Fresno

Contacto: 1141882603

Los comentarios están cerrados.