La inflación no se frena: 3,42% en diciembre. Las Canastas Básicas aumentaron 60% en 2018

En 2018 se amplió la brecha

entre ingresos mínimos y gastos básicos 

Según el relevamiento mensual de precios de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CAB) que realizamos desde el Índice Barrial de Precios (IBP) en 350 comercios del conurbano bonaerense, en diciembre los alimentos volvieron subir aumentando un 3,42%,  mientras que los componentes de la Canasta Básica Total (CBT) tuvieron un incremento similar.

En 2016, durante el primer año de la gestión del presidente Macri, las Canastas Básicas tuvieron aumentos del orden del 41%. En 2017 las subas fueron de 19,22% (alimentos) y 24,16% (Canasta Básica Total). A lo largo de 2018 la actual administración no sólo superó sus registros anteriores, sino que batió todos los récords desde la crisis de principios de siglo: llegó a +59,34% en alimentos y a +58,07% en el conjunto de los productos de la CBT. En diciembre de 2017 una familia de dos adultos y dos hijos/as necesitaba $6144,98 para cubrir sus alimentos durante un mes, en diciembre de este año requería $9761,62 para adquirir los mismo productos. El incremento fue de $3646, mientras para cubrir los componentes de la Canasta Total la misma familia necesitó aumentar sus ingresos en $9.000.

Los productos de almacén lideraron los aumentos a lo largo del año con subas del orden del 66,30%, seguidos por los de carnicería (54,54%), mientras que las verduras y frutas estuvieron en +48,80%.

Entre los  alimentos de almacén que más aumentaron en el año, se encuentran la harina de trigo (146%), los huevos (100%), la polenta(95%), el pan(93%) y los fideos(81%).

 

El pollo (90%), la carne picada (55%), la carnaza (52%) y el asado (50%), son los componentes de la Canasta Básica de Alimentos que más subieron en 2018.

Mientras que los precios de las naranjas (76%), las manzanas (63%) y el zapallo (60%) se encuentran entre los que más subieron en el rubro verdulería.

Como consecuencia de una fuerte caída de las ventas, en noviembre los valores de las Canastas Básicas, en el conurbano bonaerense permanecieron estables. Sin embargo el descanso fue transitorio: en diciembre volvieron dar un salto, cerrando 2018 con aumentos que promedian el 60% anual. Nuevamente hay una brecha enorme entre los incrementos otorgados a los salarios en blanco y a los que están en negro, a las jubilaciones y asignaciones sociales. Brecha que no se cierra con los bonos otorgados por única vez, que en el mejor de los casos sirven para saldar deudas acumuladas por las familias, a lo largo de un año en que se amplió la distancia entre ingresos mínimos y gastos básicos.

Las perspectivas para los primeros meses de 2019 con precios altos y sin la ayuda de los bonos de fin de diciembre, no son buenas para el presupuesto de los hogares de la mayoría de la población.

Isaac Rudnik/Juan Fresno

Economía Argentina con “nuevo” plan. En octubre Estanflación

OCTUBRE CON ESTANFLACIÓN

Inflación y Recesión siguen de la mano

Los indicadores económicos elaborados por el ISEPCi en el mes de octubre continúan mostrando un claro contexto de estanflación en Argentina: Caída de actividad y aumento de precios.

En octubre inicio su aplicación el nuevo plan de estabilización cambiaria implementado por el FMI-gobierno nacional, en donde se destacan tres instrumentos interrelacionados:

  1. El déficit cero en las cuentas públicas
  1. La no variación de la Base Monetaria (BM) medida en términos nominales, como elemento distintivo del cambio de política monetaria, que ahora se orienta a manejar directamente los agregados monetarios, (BM, circulante, etc.), en lugar de hacerlo en forma indirecta con la tasa de interés.
  2. La definición de un rango de variación de precio del dólar,

Bajo este contexto, los indicadores del mes de octubre muestran para la esfera real de la economía una situación más recesiva que la presentada por los correspondientes al mes de septiembre.

En primer término,  la medición interanual del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE)  resulta en una caída del 5.8% con respecto a octubre del 2017.

En sintonía con esta menor actividad, las ventas minoristas disminuyeron el 9.2% en términos interanuales, y la expectativa de inversión que refleja en estimado IMAI (inversión adelantada) es del -13.5.

Así vemos que dos de los principales componentes de la demanda global, consumo e inversión, enfrentaban en octubre una tendencia muy negativa, situación que parecería mantenerse en noviembre si consideramos informas parciales de consumo (como muestra; el feriado largo del 17/11 al 19/11 no presentó un gran movimiento turístico), así como la virtual suspensión del programa PPP, el que había  generado, en los ámbitos gubernamentales, expectativas de reversión en la caída de la inversión.

En este contexto para la esfera real, los precios mantienen tasas de variación compatibles con altos niveles históricos. El INDEC midió en octubre un aumento del 5.4%, para el nivel general de precios, porcentaje que supera en cerca de cuatro veces  al registro de octubre de 2017.  Por su parte el ISEPCI estimó en 5.82% el aumento de los precios de la canasta básica de alimentos (CBA) en los barrios del conurbano bonaerense.

En el sector externo, se observa al computar  los datos  acumulados de exportaciones e importaciones, que continua la reducción del déficit comercial observada en septiembre. No obstante, el cierre de la brecha entre exportaciones e importaciones es muy lento y preanuncia un déficit relevante para el presente año.

Las expectativas de aumento de exportaciones por mayor cosecha agrícola, se concretaría  especialmente en el segundo trimestre del año próximo. Es probable, que en los meses de noviembre y diciembre, cuando se intensifica la nueva cosecha de trigo que superaría el record de 20 millones de toneladas, aumente el ingreso de divisas, pero en forma limitada. Cabe destacar al respecto, que las exportaciones del trigo se extenderían durante el primer semestre del año próximo, con un total proyectado del orden de las 3000 millones de dólares, de los cuales sólo una parte ingresarían en lo que resta del presente año.

Por el lado de las exportaciones de combustibles, el mayor ingreso de divisas seria por volumen, ya que como puede observarse, el precio del barril WTI bajo durante octubre desde 73 a 65 dólares.

Los indicadores monetarios, reflejan el principal factor de la recesión que transita la economía argentina: la tasa de interés, sostenida por la emisión de bonos del gobierno.

En ese orden, la tasa activa de las entidades financieras aumentó en octubre y también la lo hizo la tasa pasiva, que permite captar depósitos y compite con el dólar en el grupo de pequeños inversores.

Los agregados monetarios se mantuvieron constantes, limitando el crecimiento de la oferta. El circulante bajo el 1.3% y su relación con la BM se mantuvo estable en 0.6.

Durante noviembre, con el dólar oscilando dentro de la banda cambiaria, el gobierno intento disminuir la tasa, registrando  algunos movimientos exitosos pero que se interrumpieron hacia fines del mes, cuando la cotización de dólar comenzó a acercarse a límite superior de la banda.

Esta correlación negativa entre dólar y tasa de interés, en un mercado inundado de bonos públicos, constituye el enemigo a vencer en el camino de política económica elegida por el gobierno. En la medida que ese dilema se mantenga es necesario repensar la estrategia, en base a la restricción real existente en nuestro país que es claramente la mayor pobreza que enfrentan los sectores populares, con alimentos más caros y caída de empleo.

30/11/18

Equipo ISEPCi

Mediante una brutal caída de las ventas ceden los aumentos de precios en noviembre

Mediante una brutal caída de las ventas

ceden los aumentos de precios en noviembre

La profundización y extensión de la pobreza es el camino que elige el oficialismo para controlar la inflación. Peor, mucho peor,  el supuesto remedio que la enfermedad que se busca curar.

 

Según el relevamiento que hacemos desde el Índice Barrial de Precios (IBP), en noviembre los precios de los 57 productos Canasta Básica de Alimentos (CBA) subieron 0.09%, e igual incremento tuvo el valor de la Canasta Básica Total (CBT). Mientras que en lo que va del año aumentaron 53,59 % y 56,73% respectivamente.

 

Los aumentos de los precios de las Canastas Básicas, que venían subiendo aceleradamente en los meses recientes, en noviembre tuvieron un “descanso” como consecuencia de una fuerte caída de las ventas, que se profundizó en el mes pasado.    Los informes de octubre (-9,2%) y noviembre  (-15,6%) de la CAME expresaron fuertes descensos para las ventas minoristas. Por su lado el INDEC viene apuntando bajas en las ventas de los supermercados desde el mes de julio en adelante.

Los abruptos cambios en el valor del dólar tuvo en estos meses tuvieron una fuerte incidencia en los precios de las Canasta Básicas especialmente sobre los alimentos. En julio la divisa norteamericana costaba $28,09 por unidad subiendo a $41,95 en septiembre, oscilando alrededor de $37 entre octubre y noviembre.

Por su lado los cambios ascendentes en las tasas de interés tuvieron una importante influencia a la baja en la evolución de todas las variables de la economía. La orientación del Banco Central fue sostener tasas muy altas a lo largo de estos meses con el objetivo inducir la presente caída de las ventas y buscar por esta vía el control de la inflación.

Finalmente el gobierno logra, por lo menos transitoriamente, el objetivo de empezar a controlar las subas indiscriminadas de los precios  que se desataron desde mediados de año en adelante. Es notorio  que  es por una fuerte caída de las ventas, que a  su vez es consecuencia de una enorme pérdida del poder adquisitivo de la mayoría de la población cuyos ingresos son insuficientes para comprar hasta los productos de sus canasta básicas. La profundización y extensión de la pobreza es el camino que elige el oficialismo para controlar la inflación.

Peor, mucho peor, el supuesto remedio que la enfermedad que se busca curar.

 

Isaac Rudnik

www.isepci.org.ar