En el Conurbano de Buenos Aires hay cuatro millones de pobres

El mayor bolsón de pobreza e indigencia del país está en el Conurbano de Buenos Aires

 

 En Santiago del Estero la pobreza alcanza al 44% de la población,

en Corrientes 36,8%, en Concordia  34,7%

El informe sobre la incidencia de la pobreza y la indigencia del primer semestre de este año muestra algunos datos que marcan continuidad de ciertas tendencias y otros verdaderamente sorprendentes. Entre los primeros se encuentra la consolidación del conurbano a la cabeza de contener la mayor concentración de pobreza e indigencia del país. Casi cuatro millones argentinos (31,9%) que viven en esta región del país no cuentan con los recursos suficientes para cubrir sus gastos indispensables. Pero también es revelador que en ciudades como Santiago del Estero el 44% de los habitantes es pobre, en Corrientes el 36,8%, y en Concordia llega a 34,7%, para mencionar a las tres primeras que encabezan este ránking.

Hay que tener en cuenta que la reforma previsional de finales del año anterior significó un recorte cincuenta mil millones de pesos a los ingresos de los jubilados  que están siendo trasladados a las arcas de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo la pobreza y la indigencia no sólo no bajan sino que siguen incrementándose.

Pero hay ciudades en las que aunque los números de pobres no llegan a sumar millones, pero sus porcentajes han crecido exponencialmente en lo que va del año: Entre ellas La Rioja (+26,77%), Rosario (+25.92%), Jujuy (+25,70%), Gran Paraná (+24,67%), La Plata (+22,16%), mientras que el conurbano “solo” aumentó un 8,5% de pobres.

También en el conurbano de Buenos Aires está el mayor número de personas que no tienen los ingresos suficientes para adquirir los productos indispensables para una alimentación adecuada, o sea que están por debajo de la línea de indigencia. Las ciudades de Paraná (7,5%), Santiago del Estero (7%), y Concordia (6,7%) son las cuentan con los mayores porcentajes de indigentes.

Tanto en La Plata como en Paraná la indigencia se incrementó en niveles increíbles. En la primera creció un 148%, mientras que en Paraná se duplicó (+104%).

Los propios anuncios del gobierno auguran un segundo semestre con una profundización de la recesión actual, por lo que las perspectivas no son las mejores. Seguramente nos espera un final de año con más pobres e indigentes en todo el país.

Isaac Rudnik/Silvia Saravia

ISEPCi/Barrios de Pie

Contactos: 1541882603/1554089528

Precios cuidados: Un programa que no protege la Canasta Básica de Alimentos

Precios cuidados: Un programa que no protege la 

Canasta Básica de Alimentos

Los alimentos frescos están ausentes de los listados oficiales

Durante la semana pasada el gobierno lanzó un nuevo programa de “precios cuidados” con el que intenta poner valores máximos de referencia para algunos productos de consumo masivo, buscando contener una escalada inflacionaria que afecta cada vez más el ingreso de las familias. Según el anuncio oficial contempla algunas novedades importantes, como la llegada de estos precios a los “negocios de proximidad”, o sea a los almacenes y pequeños mercados de barrio. Un primer obstáculo para lograr este objetivo es que un 10% de los productos ofrecidos son marcas propias de las grandes cadenas de supermercados, por lo que no estarán en los negocios de proximidad. Con el agravante que se trata de las pocas verduras, frutas y carnes que figuran que figuran en los listados oficiales.

En la página del INDEC la Canasta Básica de Alimentos (CAB) contempla 57 productos indispensables para una alimentación saludable de una persona y/o una familia.

Están clasificados en tres grandes rubros: Carnecería, Frutas y Verduras, y Almacén.

Los componentes principales del rubro carnicería son los cortes más populares, y justamente no figuran entre los precios cuidados: asado, carnaza, nalga, hígado, pollo entero por kg, pescado, paleta. Estos productos están entre los que más aumentaron en estos primeros ocho meses del 2018. Sólo están en el programa  el espinazo y la carne picada.

Mucho más escasa aun es la presencia del rubro Frutas y  Verduras entre los precios cuidados del oficialismo.  Sólo están las papas y manzanas, que según la indicación de la propia página oficial,[i] hay que ir hasta alguna cadena de supermercado para poder conseguir los precios de referencia. Mientras tanto la acelga, lechuga, tomate, cebollas, zanahoria, batatas, naranjas, mandarinas, naranjas, bananas, y peras seguirán incrementando sus precios sin ninguna protección.

Si bien los productos de almacén de la Canasta Básica de Alimentos, están mayoritariamente contenidos entre los precios cuidados de este gobierno, también hay algunos faltantes importantes también de este rubro. No están el azúcar, la polenta y la mayonesa. El pan está incluido, pero sólo en versiones envazadas, que en líneas generales tienen elevados precios, y por eso no es el que compramos diariamente. El pan vendido por kilo en las panaderías, si bien está entre los productos que más aumentaron en lo que va del presente año, tampoco está entre los precios cuidados.

Este programa que pretende ser un apoyo fundamental para contener los aumentos de precios que se no detienen desde hace meses, nace con las viejas fallas estructurales: pocas cantidades en las góndolas de los productos con los valores de referencia, lo que lleva a que se agoten rápidamente; proliferación de diferentes marcas del mismo producto y limitada variedad de productos; inclusión de algunos que no son importantes en el consumo familiar. A todo esto se le agregan nuevas fallas, como la ausencia en los listados de productos esenciales que son parte de la dieta de las familias, y las dificultades para que lleguen los precios cuidados a los negocios de los barrios, en un marco que los organismos de control tienen un funcionamiento muy deficiente.

En un contexto que la escalada de precios seguirá avanzando en los próximos meses, es difícil ver qué rol podrá cumplir este nuevo programa lanzado por el oficialismo.

Isaac Rudnik/Marcelo Maqueda

www.isepci.org.ar

[i] https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/precios_cuidados_plantilla_precios_-_septiembre_-_120918.pdf

Los constantes aumentos del dólar se trasladan a los alimentos

En ocho meses la Canasta Básica aumentó 30,32%

Según el relevamiento mensual de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CAB) que hacemos desde el Índice Barrial de Precios (IBP), en 20 distritos del Conurbano Bonaerense, en agosto los precios aumentaron un 3,64%.

En los primeros ocho meses de 2018 el incremento acumulado alcanza al 30,32%. Una familia de dos adultos y dos niños pequeños al final del año anterior requería $6144,98 para solventar su consumo mensual de alimentación, mientras que en agosto pasado debió contar con $8007,93 –o sea $1862 más que en diciembre- para cubrir los mismos gastos.

Si los aumentos continuaran al mismo ritmo, a fin de 2018 el incremento total estaría cercano al 44%. Desde principios de año la inflación de la Canasta de Alimentos lejos de atenuarse se fue acelerando, por lo que esta proyección podría quedarse corta.

Desde diciembre a la fecha los gastos de carnicería subieron 34,79%, los de almacén un 31,36% mientras el rubro verdulería aumentó 20,50%.

En este período la harina de trigo aumentó 84,62%, seguida por el pan, la acelga y los huevos que subieron 66,67%, los tomates y el pescado 50%, las batatas y el espinazo 40%, los fideos guiseros 37,50% y el kg de pollo 36,84%.

El último día de diciembre pasado el dólar valía $19 por unidad. El primer día hábil de setiembre su cotización cerró a $39, una diferencia de 105%. El impacto sobre los precios de los alimentos seguramente continuará trasladándose aceleradamente en los próximos meses, generando una fuerte incertidumbre entre los sectores que cuentan con menores ingresos.

El presidente Macri inauguró el mes de septiembre con un discurso en el que recalcó fuertemente la necesidad -según sus propias afirmaciones- de continuar con un fuerte ajuste, buscando frenar la escalada alcista del dólar. Sin embargo el mismo día del anuncio la divisa norteamericana siguió subiendo, por lo que no es posible esperar que la situación económica argentina se estabilice rápidamente.

Isaac Rudnik – Marcelo Maqueda

ISEPCi | Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana

www.isepci.org.ar

Contacto de Prensa:

Isaac Rudnik | 114-188-2603

Ariel Navarro | 113-112-5050