Trabajo, indigencia y pobreza en tiempos de Macri

Durante el año 2017 y el primer trimestre de 2018 la economía creció, pero no bajaron sustancialmente la pobreza, la indigencia, el trabajo en negro y la desocupación. Las cifras más altas se registran en el conurbano bonaerense.

En marzo de este año, el Presidente anunciaba para el último semestre del 2017 un descenso de la pobreza de varios puntos respecto a la primera parte del mismo año. “Es una noticia que nos da esperanza”, afirmó esa vez.

Seis meses después Macri dice: “La reducción de la pobreza se va perder”. O sea que durante el primer semestre de este año aumentó nuevamente.

¿Es muy sorpresivo este cambio o la pobreza se mantuvo en altos niveles aun en ese período de crecimiento? Veamos.

Durante el 2017 la economía creció 2,9%, con picos mensuales en octubre (+5,2%) y noviembre (+4,3%). En el primer trimestre de este año siguió el ascenso: enero (+4,0), febrero (+5,0) y marzo (+2,1).

Desmenuzados los datos de los cuatro trimestres del 2017, y el primero de este año, se ve que ese crecimiento no permitió que la pobreza y la indigencia descendieran en la misma proporción.

En el promedio de todo el  país trimestre a trimestre la pobreza osciló entre el 27% y el 29% llegando a superar el 31% en el segundo trimestre del año pasado. La indigencia se movió alrededor del 5% de la población total del país. Pero es en el conurbano bonaerense donde se verifican –durante los cinco trimestres analizados- los más altos niveles de pobreza e indigencia.

Las causas hay que buscarlas en las diferencias sustanciales entre el avance de los precios de las Canastas Básicas y los aumentos otorgados a los salarios. Según el relevamiento de precios de las Canastas Básicas del IBP/ISEPCI, y del Índice de Salarios publicado en mayo pasado por el INDEC, en ningún caso los aumentos promedios de los salarios, ya sean públicos o privados, registrados o no registrados, alcanzan a cubrir los aumentos de precios de los alimentos registrados durante el último año.

Sin dejar de tener presente que estábamos en presencia de un período de crecimiento de la economía, a lo largo de los últimos cuatro trimestres, la cantidad de puestos de trabajo permaneció estable con un leve crecimiento, pero el empleo en blanco (registrado) proporcionalmente decreció, mientras que fue el no registrado (en negro) el que creció.

Siguiendo evolución del empleo es importante observar el desarrollo de las tasas de desocupación.  Según las cifras oficiales los porcentajes comparados entre los mismos trimestres de los dos últimos dos años (2016 recesivo, 2017 en crecimiento) los niveles de desocupación no variaron mucho. El 7,2% de desocupación del cuarto trimestre del año pasado, celebrado por el gobierno como el más bajo de los últimos tiempos, no fue muy diferente al 7,6% de igual período del recesivo 2016. Mientras que al igual que con los índices de pobreza, indigencia y trabajo en negro los más elevados están en el conurbano bonaerense.

Los propios anuncios del gobierno para este segundo semestre del año predicen una fuerte caída de la actividad económica. Todas las tendencias negativas para los sectores de menores ingresos que estuvieron presentes en el período de crecimiento, (incluidos los primeros tres meses de 2018) seguramente se van a profundizar de aquí en adelante.

Poco se había ganado en el 2017, mucho se seguirá perdiendo en 2018.

Isaac Rudnik – Marcelo Maqueda – Sebastián  Smerling

ISEPCi | Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana

www.isepci.org.ar

Mapa de la Basura en los Barrios de Provincia de Buenos Aires

El relevamiento realizado en varios distritos del Conurbano Bonaerense detectó una extendida presencia de basurales cerca de espacios verdes, centros educativos, comedores comunitarios, y centros de salud.

La presentación del informe se realizará el próximo viernes 10 de agosto a las 14 hs. en ATE Nacional, Belgrano 2527, CABA.

La gestión de los residuos sólidos urbanos es uno de los principales desafíos de la política ambiental en países como el nuestro, donde las profundas transformaciones neoliberales consolidaron cantidad de territorios con ciudadanías de baja intensidad (O´Donnell, 1997), donde el Estado adeuda o garantiza muy débilmente derechos básicos como educación, salud, infraestructura, servicios de energía, agua y saneamiento.

Entendemos la basura no como una entelequia abstracta alejada de los procesos socioeconómicos que la originan, sino “resultado de la relación dialéctica entre las sociedades y sus naturalezas, espejo del tipo de modelo de extracción, transformación, distribución y consumo, dando cuenta a su vez, de los contextos sociohistóricos en los que se gesta, de la equidad o inequidad de estos modelos y de las relaciones de poder” (Solíz Torres, 2016). Es decir, la basura como resultante de este metabolismo social de las distintas fases de los procesos productivos, reproduciendo consecuentemente su desigual distribución de costos/beneficios.

Analizamos la dimensión cotidiana de la basura, es decir, la naturalización en estos territorios de ciudadanías de baja intensidad de la presencia de residuos en espacios públicos como calles, plazas, escuelas, cursos de agua, sin que parezca incomodar a nadie. En esa dimensión cotidiana inscribimos el mapeo comunitario aquí propuesto, interpelando esta “territorialidad” de la basura a partir de una herramienta de reconocimiento para visualizar geográficamente, en forma colectiva, la problemática a nivel local.

Realizada en el marco de una Investigación-Acción-Participativa, la cual “supone la simultaneidad del proceso de conocer y de intervenir, e implica la participación de la misma gente involucrada en el programa de estudio y de acción” (Ander-Egg, 2003), el “Mapa de la Basura en los Barrios” brinda a sus ejecutores, integrantes de Cooperativas de Limpieza de Arroyos y Cuadrillas de Limpieza del Movimiento Barrios de Pie, la posibilidad de asumir un rol activo en el diagnóstico y control del servicio de recolección de residuos.

Estas cooperativas y cuadrillas de trabajo desarrollan sus tareas en el marco del Programa “Hacemos Futuro” y del Salario Social Complementario dispuesto por la Ley de Emergencia Social, ambos a cargo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Sus integrantes cumplen la jornada laboral cerca o en el mismo lugar donde viven, las tareas de limpieza que realizan los y las convierte en testigos directos de eventos de contaminación al ambiente. La mayoría de sus integrantes desarrollan una intensa participación social a nivel local.

El “Mapa de la Basura de los Barrios” consiste en el registro cartográfico y fotográfico de micro y macro basurales detectados por integrantes de estas Cooperativas de Limpieza durante su jornada laboral. Se identifican los distintos tipos de residuos encontrados en lugares de la vía pública con mayor probabilidad de presencia infantil. Se elabora un informe con la localización de los microbasurales, detallando aquéllos que requieren una recolección especial, para facilitar a las autoridades su remoción.

La propuesta contempla instancias previas de coordinación con las cooperativas y cuadrillas de limpieza para el diseño del plan de trabajo, cronograma y áreas a relevar. También una capacitación sobre los distintos tipos de residuos, su peligrosidad, impacto en la salud y su correcta gestión.

Antecedentes

Estudios anteriores sobre Sitios de Disposición de Residuos (SDR) en forma controlada y no controlada en el Área Metropolitana de Buenos Aires, planteados como aporte para el análisis de riesgo han servido de base para el desarrollo metodológico (Igarzábal de Nistal y otros, 2012). Allí se reconoce a los basurales a cielo abierto y microbasurales como fenómenos dinámicos en el espacio y el tiempo: pueden aparecer, expandirse, transformarse o ser saneados. Y que, si bien la normativa vigente establece vías diferenciadas para la gestión de los distintos tipos de Residuos Sólidos Urbanos y los Residuos Peligrosos, su disposición informal o no controlada hace que muchas veces confluyan estas corrientes de residuos en la vía pública.

Considerando estos aspectos, se priorizó para el relevamiento aquellos factores de influencia para el análisis de riesgo vinculados con la ubicación de los Sitios de Disposición de Residuos y con las características de sus componentes.

Respecto a la ubicación, los estudios mencionados señalan el riesgo de la población infantil ante los SDR por una mayor exposición de tipo crónica con el suelo contaminado, agravado en menores entre 3 y 6 años de edad, por el hábito de llevarse a la boca alimentos o elementos que contienen una porción de suelo en ellos (comportamiento pica). Por tal motivo se propone focalizar para el relevamiento los Sitios de Disposición de Residuos cercanos a lugares con mayor probabilidad de presencia infantil.

Lugares prioritarios para el relevamiento:

> Establecimientos educativos

> Comedores, merenderos y/o centros comunitarios

> Centros de salud

> Espacios verdes /de recreación (plazas, canchas de fútbol, vías del tren, arroyos)

En cuanto a las características de los componentes de los residuos, se diferencian las distintas corrientes de residuos no sólo para procurar su correcta disposición, sino también identificar aquéllos que requieran recolección diferenciada en vehículos acordes a su volumen, para facilitar su remoción. Atendiendo que en el caso de los residuos peligrosos su arrojo a la vía pública constituye un delito, y la recolección debe estar a cargo de un servicio autorizado a tal fin.

Tipos de residuos a relevar:

– Residuos Sólidos Urbanos:

> Residuos domiciliarios (generados en hogares, lugares de trabajo, establecimientos educativos, comercios, etc.): residuos de comida, plásticos (envases, bolsas), latas, vidrios, papeles/cartones, ropa/telas, residuos del baño.

> Residuos de poda y jardín

> Residuos de construcción: incluye escombros, maderas, hierros, arena, gramilla, etc.

> Residuos Especiales Domiciliarios (por sus componentes tóxicos, su permanencia en la vía pública representa mayor riesgo): neumáticos, chatarra, autopartes, electrodomésticos

> Residuos Voluminosos: muebles, colchones

– Residuos peligrosos:

> Elementos o sustancias peligrosas incluidas en los anexos de la Ley Nacional de Residuos Peligrosos Nº 24.051 o Ley de la Pcia. de Bs As Nº 11.720. En general vinculadas a actividades económicas.

> Residuos patogénicos, es decir, aquéllos que puedan presentar características de infecciosidad, toxicidad o actividad biológica, capaces de afectar a seres vivos o contaminar el ambiente. En general, generados en establecimientos de salud humana o animal.

Principales hallazgos

La mayoría de los microbasurales relevados en las áreas definidas como prioritarias (aquéllas con mayor probabilidad de presencia de población infantil) se localizan principalmente en espacios verdes o recreativos; en segundo lugar al lado de establecimientos educativos, y en menor medida en merenderos, comedores o centros comunitarios y centros de salud.

En casi todos los microbasurales relevados se hallaron residuos especiales, principalmente neumáticos y chatarra/hierros. En menor medida pero con bastante frecuencia se hallaron residuos voluminosos, principalmente colchones.

En la mayoría de los microbasurales relevados hay quema de residuos (restos de poda/jardín y basura domiciliaria en general), como manera de reducir su volumen.

Entre los residuos peligrosos relevados, los más frecuentes son patogénicos (animales muertos).

Recomendaciones

> Informar a las autoridades correspondientes los resultados de este informe, indicando la ubicación de los microbasurales frente a áreas sensibles (espacios verdes y recreación, establecimientos educativos, comedores/merenderos y centros comunitarios), los cuales representan un riesgo para el ambiente y la salud de la población infantil, principalmente.

> Promover junto a vecinos y vecinas el reclamo para aumentar la frecuencia del servicio de recolección de residuos en estos lugares y la instalación de cestos y contenedores.

> Identificar los microbasurales con residuos que requieren una recolección diferenciada y no pueden ser removidos por las cooperativas o cuadrillas de limpieza: neumáticos, chatarra, voluminosos. Implementar una correcta disposición final de los animales muertos hallados en la vía pública.

> Identificar los microbasurales con residuos peligrosos, informar a las autoridades para su pronta remosión, realizando las denuncias correspondientes.

Resultado del relevamiento por distrito

Berazategui

Almirante Brown

Escobar

Esteban Echeverría

Ezeiza

Florencio Varela

Gral. San Martín

Hurlingham

La Matanza

La Plata

Lanús

Lomas de Zamora

Merlo

Moreno

Morón

San Isidro

Tres de Febrero

Bibliografía

Ander Egg, Ezequiel (2003), Repensando la investigación – acción – participativa: comentarios, críticas y sugerencias, Buenos Aires, Grupo Editorial Lumen Humanitas, 4ta Edición.

Igarzábal de Nistal, María Adela … [et.al.] (2012), Atlas de la Basura: área metropolitana de Buenos Aires, Buenos Aires, Wolkowicz Editores.

O´Donnel, Guillermo A. (1997), Contrapuntos, Ensayos escogidos sobre autoritarismo y democratización, Buenos Aires, Paidós.

Soliz Torres, María Fernanda (2016), Salud Colectiva y Ecología Política. La basura en Ecuador, Quito, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador y Ediciones La Tierra.

Silvia Ferreyra

Directora del Área de Ambiente

ISEPCi | Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana

www.isepci.org.ar

En lo que va del año los alimentos aumentaron más del doble de las remuneraciones mínimas

En siete meses los alimentos subieron 25,74%. Las  jubilaciones, la AUH, y el salario mínimo aumentaron 11,75%.

Según el Índice Barrial de Precios en diciembre pasado el valor de los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CAB) para una familia de dos adultos y dos niños/as ascendía a $6.144,98. En julio la misma familia necesitó $7.726,94 para cubrir los mismos gastos, lo que implicó un incremento de $1.581,96 (+25,74%).

A fin de 2017 la Asignación Universal por Hijo (AUH) era de $1.412, y en julio sumó $ 166 más, lo que la llevó a $1.578. Esto significó una suba de 11,75%. Si los dos hijos  reciben la AUH, esta familia estaría cobrando $332 más que a fines del año pasado, que cubrirían apenas el 20% del aumento de los alimentos. 

La brecha de 14 puntos porcentuales que se abre en los primeros siete meses de este año, entre la suba de los alimentos y los aumentos otorgados a las jubilaciones, los salarios mínimos y a la AUH, muestra un fuerte deterioro en los ingresos de los sectores de menores ingresos. Entre los productos que más aumentaron en lo que va del 2018 se encuentran la harina (+84,62%),  huevos (56,67%), pan (55,83%), cebolla (53,33%), naranjas (+47,06%), espinazo y pescado (40%), carne picada (33,33%) y pollo (32%).

Isaac Rudnik – Marcelo Maqueda

ISEPCi | Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana

www.isepci.org.ar

Contacto de prensa:

Isaac Rudnik | 114-188-2603

Ariel Navarro | 113-112-5050