LAS SUBAS DE LOS ALIMENTOS SIEMPRE SUPERAN A LOS AUMENTOS DE LAS REMUNERACIONES

En el conurbano bonaerense en agosto los precios de los alimentos tuvieron una leve baja, pero en el año las subas siempre superan los aumentos a de las jubilaciones, salarios y asignaciones sociales.

Escriben: Isaac Rudnik y Juan Fresno

Según el relevamiento mensual en 450 negocios de cercanía en 20 distritos del conurbano bonaerense, el mes pasado los precios de los alimentos de la Canasta Básica tuvieron un descenso de 0,8%. En agosto el valor de los 57 productos que la componen, para una familia de dos adultos y dos hijos/as pequeños/as estuvo en $18.272,46 mientras que en julio la misma canasta costaba $ 18.429,98 ($ 148 más que en agosto). Por su lado el valor de la Canasta Básica Total (CBT) acusó un descenso similar, por lo que pasó a costar de $ 45.129,98 en julio a $44.767,52 en agosto (o sea $362 menos).

 

Si contabilizamos los aumentos que se generaron en los primeros ocho meses de este año los incrementos son más significativos, ya que desde diciembre la CBT tuvo un aumento del 22,65% y la CBA subió 25,66%.

Pero lo más preocupante es que continúa existiendo una brecha entre el valor de la Canasta de Alimentos y las remuneraciones mínimas, ya que en ningún caso alcanzan para cubrir la alimentación indispensable de una familia de dos adultos/as y dos hijos/as pequeños/as.

Tanto la Jubilación Mínima -$16.864- que cobran varios millones de jubilados y jubiladas, como el salario mínimo        -$16.875- cuyo monto es referencia para los sueldos de muchas empresas, están por debajo del valor de la CBA.

 

Cierto es que tanto los jubilados, como las familias que cobran la Asignación Universal por Hijo recibieron entre diciembre y enero transferencias extraordinarias, mediante bonos destinados a reforzar sus deprimidos ingresos. Pero mientras estos bonos fueron por única vez, los precios de alimentos, medicamentos y otros productos esenciales para la vida cotidiana no dejaron de aumentar. Entre los meses de enero a abril (según el orden de reparto a las diferentes provincias) las familias con hijos/as de hasta seis años, empezaron a recibir la Tarjeta Alimentar mediante la que perciben un monto de cuatro a seis mil pesos destinados exclusivamente a la adquisición de alimentos.

A fines de marzo se instauraron restricciones para paliar los efectos del coronavirus y el gobierno puso en funcionamiento el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) destinado a trabajadores informales, de casas particulares y monotributistas sociales, que se empezó a erogar a principios de abril y cuyos pagos se completaron recién en los primeros días de junio.  El pago cada dos meses del IFE, en el mejor de los casos, implica una “ayuda” de cinco mil pesos por mes a los hogares que les llegó. Todas estas transferencias son importantes para aliviar las carencias inmediatas de millones de personas que están pasando necesidades básicas como la alimentación, pero en todos los casos hasta ahora están anunciadas como transitorias.

En la medida que esas personas y sus familias vuelvan sólo a tener los ingresos corrientes que obtienen por las remuneraciones que reciben -que desde hace mucho tiempo están siempre por debajo del valor de las Canastas Básicas- seguirá el proceso de consolidación de la pobreza y la indigencia estructural en que están sumidos.

En los días que corren, cuando se están discutiendo las medidas medulares que van a signar el rumbo económico del gobierno para remontar la profunda crisis económica que nos atraviesa, anuncios como el incremento del 7,5% en las jubilaciones y asignaciones sociales no van en dirección de encarar la tan ansiada recuperación, construyendo un modelo productivo que tenga como uno de sus objetivos primordiales superar la pobreza estructural en que están sumidos millones argentinos y argentinas. Como mínimo, las transferencias de ingresos instauradas durante la emergencia sanitaria como el IFE deben convertirse en mensuales y permanentes, abriendo el camino para que se conviertan por ley en derecho adquirido.

Contacto: 1141882603

ANEXO

En lo que va del 2020 los precios que mas aumentaron