Precios Cuidados: Relanzamiento con dificultades

Una Mirada desde los barrios del Conurbano Bonaerense


De los 57 alimentos de la Canasta Básica (CBA), fueron contemplados solo 34,

mientras que el programa sigue sin llegada a los negocios de los barrios populares

Escriben: Isaac Rudnik y Juan Fresno

El programa de Precios Cuidados fue relanzando durante estos días, con una nueva versión que descarta muchos productos -e incluye otros- del programa vigente hasta el seis de enero. Corresponden ciertas observaciones generales, y particularmente algunas desde el territorio de los barrios populares, en este caso desde el conurbano bonaerense.

  • La primera de ellas se refiere a los productos que contiene la nueva lista. De los 57 alimentos de la Canasta Básica (CBA), fueron contemplados solo 34. Poder incluir en Precios Cuidados valores de referencia de todos los alimentos de la Canasta Básica hubiera sido un aporte muy importante en la lucha contra la indigencia y la inseguridad alimentaria. No olvidemos que la línea de indigencia se marca con el valor de la Canasta Básica de Alimentos.
  • Según el relevamiento mensual de precios del ISEPCi/IBP en los barrios populares del Conurbano Bonaerense, de los 34 alimentos de la Canasta Básica incorporados a los precios cuidados, 14 presentan valores más altos que los relevados por el IBP de diciembre; en 18 los precios de la nueva lista oficial son mas bajos, y dos tienen los mismos importes.

 

  • Entre los productos más importantes de la CBA que no figuran, se puede mencionar en almacén: azúcar, lentejas, arvejas, puré de tomates; en verduras y frutas: no están tomates, naranjas, bananas, mandarinas, peras; y en carnicería no se encuentran el asado, los cortes para milanesas, la carnaza. Todos estos son alimentos de consumo cotidiano en la dieta de las familias.

  • El programa sigue adoleciendo del mismo problema estructural que tuvieron las versiones previas: está anclado en las grandes cadenas de supermercados con las que se establecen los acuerdos, sin llegar a los mercaditos (incluidos a los chinos), verdulerías, ferias francas y carnicerías de barrio. Esto presenta un perjuicio particular para los sectores de menores ingresos, que se agrega a otros que hasta ahora continúan siendo obstáculos insalvables. La falta de postnets u otros mecanismos similares en esos barrios impide recibir las devoluciones que otorgan a las tarjetas de jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales, obligando -a los que pueden- a trasladarse a comprar a las cadenas de supermercados.

 

 

CONCLUSIONES

  • Como en todas las áreas del nuevo gobierno se van desarrollando nuevos instrumentos para empezar a marchar en dirección inversa a la que tuvo la política económica del gobierno anterior.
  • En este caso se busca construir una lista de “precios de referencia” con productos esenciales para la vida cotidiana de las familias, excluyendo aquellos que no lo son. El gobierno anterior dio a conocer en abril de 2019 (hace menos de un año) una lista de 64 productos, a los que llamó “esenciales”, con precios supuestamente congelados. Allí se encontraban entre otros, 5 variedades de vinos, 7 tipos de galletitas, 6 tipos de arroz y 10 yogures diferentes, pero no incluía carnes, huevos, verduras, frutas ni ningún tipo de quesos. Sólo había 16 de los 57 alimentos básicos. En la actual llegamos a 34.
  • La imposibilidad de incluir a todos los productos de la CBA manifiesta una evidente resistencia de parte de los formadores de precios de las grandes cadenas de producción y comercialización. Aprovechan su lugar dominante para frenar medidas, tanto en este terreno como en la instalación de la ley de góndolas. Varias décadas de manejo sin freno del mercado -en particular del de alimentos- les dificulta acostumbrarse a la nueva situación en la que deberían ceder posiciones.
  • La enorme dificultad que impide la llegada a los barrios de las diversas facilidades para las compras diarias con instrumentos como postnets, precios cuidados y otras, se asienta en la extensión que alcanza la economía informal en ese territorio, cuyas soluciones son para el mediano y largo plazo. Mientras tanto es impostergable buscar y encontrar caminos alternativos para el contexto actual. Los precios cuidados deberían ser valores de referencia que traspasen los grandes supermercados y lleguen a los pequeños negocios de barrio, lo cual por ahora no está sucediendo.

CONTACTO:  1141882603